Experiencias con el Taijiquan y el Qigong.

Experiencias con el taijiquan y el qigong, de los alumnos de 2º Bachillerato  IES Montes Orientales (Iznalloz-Granada).

Profesora: Carolina Martínez (Profesora de Educación Física).

Introducción:

Después de unas prácticas de taichi con los alumnos para que observaran sus características técnicas y los métodos del taichi como ejercicio los alumnos del centro que participaron hicieron una redacción sobre esta disciplina deportiva. Y en muchos casos fue sorprendente lo que los niños descubren practicando en este tipo de deportes y como lo ven desde dentro, no desde fuera.   A continuación, pasamos a poneros estas redacciones y vosotros mismos observar sus escritos.

 REFLEXIÓN SOBRE EL TAICHI. 

David Fdez. Rivas ( 2º Bachillerato ).

Jamás me imaginé que me llamaría tanto la atención, el hecho de moverme de forma lenta y pausada, y es que para una persona tan jóven como yo, el simple hecho de ir despacio a todas partes, y de tomarnos nuestro tiempo, nos resulta totalmente estresante y nos pone de los nervios, ya que siempre hemos vivido al límite, teniendo que ir con prisa a todas partes.

El taichi, sin embargo me ha enseñado, lo bien que puede uno sentirse,  tomandose las cosas con calma, y yendo al ritmo que tu cuerpo te pida. Cerrar los ojos y dejarte llevar por la música, los sonidos del entorno que te rodea, notar cada parte de tu cuerpo, sentir hasta el más mínimo escalofrío y placer, todo esto son sin duda alguna, sensaciones que me transmite esta práctica.

Cuando nuestra profesora de Educación Física, nos anuncio lo que íbamos a hacer durante este curso, la mayoría de nosotros pensamos que está práctica sería bastante aburrida y poco provechosa, pero claro, al menos por mi parte, he logrado notar cambios en mi actitud, y en mi dia a dia en general, por ejemplo, antes me costaba dormir demasiado, debido a que no podía parar de pensar en lo que debía hacer a la mañana siguiente, pero con tan solo 4 sesiones de taichi, y algunos intentos personales en casa cuando no tenía absolutamente nada que hacer; lo he conseguido, ahora soy capaz de coinciliar el sueño cuando realmente quiera, claro está, que no puedo decidir al instante, cuando quedarme dormido y cuando no.

En resumen, el taichi ha hecho muchos cambios en mi vida, y la verdad le tengo ya cierto aprecio, y cariño, sin duda recomendaría la práctica de este estilo de vida, ya que me parece que solo trae consecuencias positivas y duraderas.

 

MI EXPERIENCIA CON EL TAICHI/CHIKUNG.

Ruth María Ocete Peña  (2º Bachillerato ).

Hace tiempo descubrí el Tai Chi como un método de relajación, huyendo del estrés y el agobio al  que estaba sometida. Soy una persona que siempre ha querido llenarse de buena energía y poder  trasmitirla a otros, pero no encontraba nada que me ayudara hacerlo. 

Un día me encontré un vídeo de Tai Chi en YouTube y decidí realizarlo para ver que tal me sentía  después. Para mi sorpresa, al finalizar el video yo era otra persona, debido a que nunca antes me  había sentido así de relajada, con la mente tan despejada y llena de energía positiva. A partir de  ahí comencé a realizar vídeos de ese estilo con frecuencia y también hacía Yoga, pero terminé  perdiendo la rutina y dejé de practicarlo.

No obstante, este año (por la situación en la que estamos) en mi instituto hemos dedicado las  clases de Educación Física a practicar deportes más relajados y, aparte de realizar Tai Chi, también  hemos practicado Chi Kung. Se me había olvidado esa sensación de paz y tranquilidad, hasta que  he vuelto a practicar ambas técnicas. 

Después de compartir esto con vosotros, espero que os animéis a practicar estos dos deportes  tanto si vuestro objetivo es alejaros del estrés, como si es mejorar vuestra salud. Os garantizo que  si los realizáis os sentiréis mejor con vosotros mismos y os ayudarán a despejar la mente. Hay una cosa que debéis saber: “Sin salud mental no hay salud”.

REDACCIÓN TAICHI.

Lucía Capilla Aguilar ( 2º Bachillerato ).

Por suerte en nuestro instituto IES MONTES ORIENTALES de Iznalloz, hemos tenido la suerte de  desempeñar este deporte durante las clases de educación física a través de el material  propuesto, mayormente a través de vídeos.

Personalmente, a mí no me llamaba mucho la atención ni nada, pero poco a pco ocupó un  lugar en mi rutina de ejercicio, ya que contribuía a mi bienestar, llevándome al estado de total  relajación e incluso ser capaz de ayudarme a desconectar de mis cosas personales, ya que en esta época de pandemia, todo es distinto y caótico y en pequeños ratitos dedicados a este  deporte he encontrado un gran método de tranquilidad y de ayuda para evadirme un poco de  todo, rutina, estrés, exámenes; por lo que el tai chi tiene su tiempo en mi día a día.

En mi opinión creo que es conveniente que todo el mundo se inicie en este deporte, aunque  sea por mera casualidad, porque en mi caso es una herramienta fundamental, un deporte que  requiere concentración y control de nuestra propia respiración pero es la pura clave para  nuestra paz y nuestro cuidado, gracias a su fórmula para mejorar nuestro estrés y suavizarlo a  la misma vez que nuestro estado anímico.

TAICHI Y CHI KUNG.

Noemí Guindo Rosillo   (2º Bachillerato ).

A lo largo de este primer trimestre de instituto, debido a las condiciones de nuestra situación actual, en la asignatura de educación física hemos empleado numerosas clases para practicar estos dos deportes guiándonos por videos.

Durante los primeros días, creo que hablaría en nombre de todos mis compañeros, nos pareció extraño esta nueva forma de impartir la clase y sobre todo el tipo de deporte que nos plantea nuestra profesora practicar. Pues normalmente en esta asignatura se practican deportes que requieren más fuerza física y trabajo en equipo así como el baloncesto, el voleibol y demás deportes en equipo. Pero no nos costó entender que a causa de las medidas contra el Covid-19 el instituto debía modificar las clases.

La gente suele asociar este ejercicio a los ancianos ya que al realizar movimientos lentos y no muy complejos se cree que es un ejercicio fácil y no requiere gran esfuerzo. He de decir que, desde mi punto de vista, no es difícil practicarlo. Es más, diría que cualquiera podría hacerlo. Pero cuando hablamos de hacerlo bien, con la precisión y la velocidad correctas, siguiendo paso a paso cada uno de los movimientos, no creo que sea tan sencillo como parece.

El taichi es un ejercicio de equilibrio donde todos los movimientos se hacen a una velocidad concreta y, a mi parecer, indispensable para llevarlo a cabo adecuadamente. Es muy interesante el hecho de que en este deporte se nombre a ciertos movimientos con nombres de animales tales como «pata de ciervo», «cuerno de ciervo» y «pasos de oso» pues estos los relaciono a la libertad de la naturaleza la cual a su vez asocio a la misma tranquilidad y paz mental que proporciona el taichi. Además tras realizar varias sesiones no es extraño comprobar que la musculatura del cuerpo aumenta ya que, aunque parezca difícil, se ejercitan los músculos a causa de la lentitud que requiere cada movimiento que provoca que de alguna forma se tensen nuestros músculos.

Durante estos tres meses practicando ambos ejercicios mi forma de ver el taichi y el chi kung ha cambiado por completo. Antes me parecían aburridos y sin sentido. Pero ahora los veo muy necesarios, al igual que lo pueden ser el atletismo o el fútbol. Incluso más porque se necesita equilibrio para realizar cualquier deporte y estas artes marciales entrenan ese equilibrio que se requiere. Si tuviera que elegir entre una de las dos sin duda elegiría el chi kung porque me transmite alegría y paz. Me parece una muy buena forma de darle los buenos días o buenas tardes al mundo.

Queremos agradecer a los alumn@s su colaboración y a su profesora Carolina Martínez por esta tan bonita y elocuente propuesta que ayuda a descubrir a nuestros niñ@s sus cualidades a través de otros deportes no foráneos. 

ESWUDAO.