24 Abril, 2017

TAIJI QUAN 太极拳

Aspectos comunes de la práctica del Taiji quan

Con la práctica frecuente del Taijiquan se mejora el estado físico general del organismo y se dispone además de una vigorosa energía para el trabajo personal.

Las características generales del Taijiquan residen en moverse con suavidad, lentitud, circular, y continuamente y exige, por lo tanto, una gran concentración. Además, hay que combinar de manera armónica las partes superior e inferior del cuerpo, distinguiendo con claridad lo laxo y lo tenso en él. El Taiji requiere actuar con continuidad y circularmente, moverse a una velocidad equilibrada y arquear los ángulos de movimiento del cuerpo. Toda la acción se realiza en forma tan continua como si se moviera una nube o como el agua que corre en un río.

Puntos básicos para la practica y aprendizaje del Taiji quan.

  1. Hay que mantener una velocidad equilibrada. Los iniciados deben de aprender con movimientos lentos y dominar bien los puntos esenciales de cada ejercicio. Una vez se domina la técnica, hay que mantener el movimiento equilibrado, rápido o lento.
  2.  No conviene cambiar el nivel de altura elegido desde el primer momento de la práctica en el primer movimiento. Los principiantes pueden ejecutar los ejercicios un poco más alto o un poco más bajo dependiendo de sus facultades físicas y de sus fuerzas. Sin embargo una vez elegida la altura en la postura inicial, debe de mantenerla a lo largo de la forma o de todos los ejercicios a desarrollar en ella (exceptuando el movimiento llamado “empujar hacia abajo”, o aquellos en que se debe de bajar por debajo de la cintura deslizándose). A quienes tengan una salud débil es conveniente que adopten una altura más elevada hasta que dominen las técnicas y fortalezcan su capacidad física, luego podrán optar por bajar su postura y así sucesivamente hasta que se encuentren a gusto en su desarrollo.
  3.  Hay que controlar muy bien el desgaste físico que se produce con la práctica del Taiji quan. Aunque el Taiji no es un deporte violento como otros tipos de gimnasia actual (por ejemplo, el Aeróbic) u otros estilos de artes marciales, su práctica exige bastante desgaste físico y esfuerzo, debido a que hay que realizar muchos movimientos cuidadosa y lentamente con una apropiada flexión de las piernas y del torso. La práctica requiere que se distribuya bien el peso del cuerpo entre las piernas: el peso del cuerpo es soportado frecuentemente sobre una sola pierna flexionada, y durante el tránsito del cuerpo de una postura a otra, el centro de gravedad del cuerpo pasa de una pierna a la otra en un movimiento lento, por lo cual aumenta el esfuerzo de la parte inferior del cuerpo para soportarlo en este transcurso. Es por ello natural que los iniciados sientan fatiga en las piernas al término de los ejercicios de Taiji quan.
  4.  Variaremos la duración de cada ejercicio según las diferentes circunstancias de trabajo o estudio de cada cual y según su constitución física. Las veces de repetición y el desgaste físico que se requiera. Como promedio diremos, que un adulto sano puede practicar durante una hora cada día y le resultara más ventajoso si lo realiza durante las horas de madrugada.
  5.  Según las condiciones físicas de los practicantes, los principiantes y los que tengan débil la salud pueden realizar la practica una vez al día de toda la secuencia de movimientos seguida. También pueden practicar una sola postura de forma aislada y repetida para fortalecerse, por ejemplo: “Acariciar la cola del Ave”, o girar ambas manos como si ondularan las nubes, u otros ejercicios. Aconsejo que se tenga presente el dicho de progresar gradualmente de lo fácil a lo difícil y poco a poco. Así se consiguen madurar las técnicas y los ejercicios.