29 julio, 2016

JEET KUNE DO

Horarios

Lunes y Miércoles

20:00 a 21:00David Delgado

Precios

  • Mes – Adultos (2 h/semana) – 57 €/mes.
  • Mes – Adultos (1 h/semana) – 35 €/mes
  • Trimestre – Adulto (2 h/semana) – 156 €
  • Mes – Infantil (2 h /semana) – 42 €/mes
  • Mes – Infantil (1 h/semana) – 26 €/mes
  • Trimestre – Infantil (2 h/semana) – 108 € 
  • Segunda actividad – Adultos (2 h/semana) – 47 €/mes
  • Segunda actividad – Infantil (2 h/semana) – 36 €/mes

*Consultar precios para mas actividades y ofertas especiales.

El Jeet Kune Do (JKD) es un arte marcial y una filosofía de vida creado por Bruce Lee que, a diferencia de la mayoría de artes marciales (sobre todo las tradicionales), no sigue rutinas ni patrones fijos o preestablecidos, sino que propone una serie de pautas desde las que evolucionar personalmente, tanto física como psicológicamente, persiguiendo la autoexpresión del ser humano.

Alrededor de 1968, Bruce Lee llamó a su sistema de combate y filosofía Jeet Kune Do, que significa El camino del puño que intercepta, o Camino del puño interceptor. Años antes, a su sistema marcial, que incluía técnicas y estrategias de múltiples artes marciales, le puso el nombre de Jun Fan Gung Fu (el kung fu de Jun Fan, su nombre en chino). Sin embargo, su intención no era crear un nuevo estilo de combate, que como todos ellos, son limitados, sino un proceso y unas ideas que ayudaran a crecer como artistas marciales a sus practicantes sin ninguna limitación o patrón fijo.

Jeet Kune Do no es un proceso de acumulación o adición diaria de técnicas sino todo lo contrario, un proceso de eliminación continuo de lo que no sirve, o como dijo Bruce Lee, “El arte del Jeet Kune Do es simplemente simplificar”, tomar lo útil y desechar lo inútil.

Muchos de los conceptos sobre los que se asienta el JKD están extraídos del arte del Wing Chun que Bruce Lee practicó en su juventud, como la teoría de la línea central, el uso del puñetazo recto vertical, los atrapes o agarres, o el uso simultáneo de los dos brazos para parar y golpear en un mismo tiempo. No obstante, también se aprecia claramente la influencia del boxeo occidental o la esgrima, y en menor medida otros muchos estilos de los que extrajo lo que para él le servía. Esto no debe hacer pensar que el Jeet Kune Do es un arte marcial ecléctico que se limita a extraer técnicas de varios estilos para formar uno nuevo. En vez de eso, el Jeet Kune Do favorece la forma sin forma, de modo que asume todas las formas, y como no tiene estilo, puede adaptarse a todos los estilos. Por tanto, el JKD utiliza todos los caminos y no está limitado por ninguno, por lo que usa todas las técnicas y medios que sirvan a su fin, eliminando las barreras e impedimentos que ya sea por motivos tradicionales o por reglamentos deportivos, hacen que no se pueda usar cualquier parte del cuerpo para el combate. Asimismo, el Jeet Kune Do favorece que el practicante cambie o reinterprete las técnicas para adaptarlas a sus propósitos.

Bruce Lee no estaba de acuerdo con la práctica rutinaria de katas o secuencias fijas de técnicas existentes en la mayoría de sistemas tradicionales. El combate es algo vivo y que cambia constantemente, no está sujeto a patrones preestablecidos. Por ello, según Bruece, la práctica del kata no refleja la realidad del combate con sus situaciones constantemente cambiantes, sino que hace del practicante un ser mecánico que repite una serie de movimientos y técnicas que le hacen ver la totalidad y fluidez de un combate como algo parcial sujeto a sus rutinas clásicas. En palabras del propio Lee, el hombre clásico es tan solo un manojo de rutina, ideas y tradición. Cuando actúa, está traduciendo cada momento actual en términos de lo antiguo. Está estancado en el pasado.